Selectividad: cómo calmar los nervios antes y durante el examen

Miles de estudiantes afrontan la recta final de las pruebas de acceso a la universidad (PAU) en su convocatoria ordinaria. Asturias será la primera comunidad en hacer la selectividad 2012 los próximos 4,5 y 6 de junio a la que se seguirán Madrid, Galicia, La Rioja, Navarra y País Vasco. El resto de comunidades lo hará durante las dos siguientes semanas (consulta aquí todas las fechas). Llega el momento de la verdad: aquí te dejamos algunas pequeñas recomendaciones para calmar los nervios los días previos al examen y para que no te jueguen una mala pasada durante las pruebas.

 

Antes del examen

-Mantén el calendario de estudio programado. Recuerda que es importante dejar tiempo para actividades que te permitan ‘desconectar’ y trata de descansar.

-Pensarás que no sabes nada, pero solo es una sensación. Es común que el día antes del examen tengas la sensación de que no sabes nada, que no te has preparado lo suficiente… pero no es cierto. Si has trabajado durante el curso y has seguido un calendario de estudio realista para preparar la selectividad llegas bien preparado.

-Evita comidas copiosas. No abuses de las comidas que te puedan provocar sueño o una digestión pesada y, por tanto, te dificulten el estudio o el sueño.

-¿Dificultades para dormir? ¿Nervios en el estómago? Aquí tienes las recomendaciones de las herboristerías:

…para los nervios en el estómago: melisa o pasiflora. En infusión o en comprimidos. Digestivas y relajantes.

…para la memoria: jalea real.

…para conciliar el sueño: valeriana.

…para la digestión y la memoria: lecitina de soja. Puedes mezclarla con la leche o con yogur.

 

El día del examen

-Prepara la noche de antes tu bolsa: comprueba que llevas el carné de identidad (DNI), no olvides llevar varios bolígrafos y todo el material que necesites: calculadora, apuntes para el repaso final, diccionario, tippex…

-Procura vestir ropa cómoda y que te permita adaptarte tanto si hace calor como si está puesto el aire acondicionado.

-Cuando tengas el examen en la mesa:

Escucha atentamente las instrucciones que te darán los examinadores.

Lee todas las preguntas con atención y así tendrás una idea global del examen.

Antes de comenzar a escribir, hazte un esquema mental. Te ayudará a ser más preciso a la hora de responder.

Reparte bien el tiempo para que contestes todas las preguntas de forma equilibrada.

Escribe con letra legible, no cometas faltas de ortografía, evita los tachones.

Revisa tu examen antes de entregarlo.