“Las PAU tal como vienen funcionando me parecen adecuadas”

                                                                                                                                                                                                                                                    Foto: Álex Pérez

Las Pruebas de Acceso a la Universidad (PAU) o Selectividad están a la vuelta de la esquina. Por ello, hemos hablado con el coordinador de estas pruebas de la Universidad Jaume I de Castelló, Sixte Safont, para que nos aclare algunas dudas que se nos plantean antes de realizarlas. Este es uno de los artículos que podéis encontrar en la app Guía de Selectividad que podéis descargaros de forma gratuita en App Store y Google Play.
1. ¿Cuántos exámenes tiene la Selectividad?
Las Pruebas de Acceso a la Universidad (PAU) tienen dos fases: la Fase General, obligatoria para los estudiantes de bachillerato, y la Fase Específica, voluntaria.
En la Comunidad Valenciana la Fase General consta de cinco exámenes. Cuatro de ellos son de materias comunes: castellano, valenciano, idioma extranjero (puede ser inglés, francés, italiano, alemán o portugués a elección del estudiante al matricularse) y un cuarto examen de historia de la filosofía o de historia de España (el estudiante también elige en el momento de matricularse de las PAU). El quinto examen de la Fase General es sobre una de las materias de modalidad de bachillerato, que el estudiante también elige cuando se matricula de las PAU.
Fuera de la Comunidad Valenciana, lógicamente, no hay examen de valenciano. En las comunidades autónomas sin lengua propia la fase general consta únicamente de los otros cuatro exámenes.
Además, el estudiante puede examinarse en la Fase Específica de otras materias de modalidad, distintas de la escogida en la Fase General. En la Comunidad Valenciana se acordó que cada estudiante puede presentarse a un máximo de cuatro exámenes en su Fase Específica. Estos exámenes sirven para mejorar la nota de acceso de los estudiantes, siempre y cuando se aprueben y siempre y cuando se haya superado la PAU. Para superar la PAU la calificación de la Fase General debe ser al menos igual a 4 sobre 10, y la media ponderada entre la calificación de la Fase General y la nota media de bachillerato debe ser al menos igual a 5 sobre 10.

2. ¿Cuántos días dura?
En general dura tres días, aunque hay estudiantes que pueden terminarla en dos días si los exámenes de las materias de modalidad de las que se examinan tienen lugar en los dos días en los que hay exámenes de materias comunes.

3. ¿Te parece adecuada la Selectividad para evaluar los conocimientos de un estudiante de bachillerato de cara a pasar a universidad o crees que es mejor la reválida?
Es difícil contestar a esa pregunta, porque desconozco cómo será la reválida. Estos días se habla de un borrador de proyecto según el cual sería un examen único para todo el Estado con 350 preguntas de tipo test, pero no sé si esa será finalmente su estructura, en qué medida contendrá contenidos específicos como las lenguas propias de los distintos territorios del Estado, quién o quienes las prepararán, quién o quiénes las corregirán…
En todo caso, las PAU tal y como vienen funcionando me parecen adecuadas por muchos motivos:
Por una parte, se trata de unas pruebas que han ido evolucionando y perfeccionándose a lo largo del tiempo y que son aceptadas en general por todos los estamentos educativos, desde las universidades a los centros de bachillerato.
Por otra parte, son pruebas que en las que se realiza un esfuerzo de coordinación bachillerato-universidad que redunda en una preparación más adecuada de los estudiantes de cara a los estudios universitarios. Además, se trata de pruebas en cuya elaboración participan las universidades, lo cual es lógico porque se trata de pruebas de acceso a las mismas.
Funcionan muy bien, como lo prueba el hecho de que la inmensa mayoría de los estudiantes que se presentan a ellas las superan. Como debe ser, puesto que en las PAU los estudiantes se examinan de contenidos que ya han aprobado en el bachillerato. Las PAU representan una homogeneización que palía en cierta manera las posibles desigualdades ante el acceso universitario que podrían surgir entre estudiantes de centros diversos. Su mera presencia ya equipara los contenidos y exigencias que los estudiantes superan en sus respectivos centros.
Permiten a un estudiante realizarlas en su circunscripción universitaria y optar a cualquier titulación en todas las universidades de España (muy pocas carreras tienen pruebas específicas adicionales). El nuevo sistema puede suponer que un estudiante tenga que realizar exámenes de acceso diferentes para intentar entrar a la misma titulación en diferentes universidades.
No superarlas no supone ningún paso atrás en las posibilidades de los estudiantes: a las PAU vienen los estudiantes con el título de bachillerato ya conseguido y, las aprueben o las suspendan, siguen teniendo su título de bachillerato con el que acudir al mercado laboral.

4. ¿Las universidades españolas estáis trabajando ya en la reválida?
La verdad es que no sé mucho al respecto. Sé que las universidades ya están trabajando en los posibles escenarios, pero éstos dependerán de qué reválida proponga el ministerio. Según sea esa propuesta, puede servir en todo o en parte como dato para el acceso a la universidad. O no, y en ese caso habrá que ver qué pruebas de acceso han de hacerse y cómo se han de organizar.

5. ¿Qué recomendaciones prácticas darías a un estudiante antes de la Selectividad?
Básicamente que esté tranquilo y que llegue a los exámenes descansado y bien alimentado. Y que para preparar las pruebas tiene a su disposición en internet todos los exámenes de años anteriores como, por otra parte, bien saben los propios profesores y estudiantes.

6. ¿Y para los días de los exámenes?
Pues más o menos lo mismo: que mantenga la tranquilidad, el descanso y que coma bien. Que sea puntual en cada examen y no se olvide el DNI o las etiquetas identificativas que se les proporcionan. Y que, ante cualquier problema que le pueda surgir, acuda al representante de su centro o a los miembros de su tribunal.

                                                                                                                                                                                                                                                    Foto: Álex Pérez

7. Entrando en los días de la Selectividad. ¿Qué consejos darías para encarar un examen? ¿Hay que leerlo todo o empezar contestando directamente?
Dado que los exámenes de selectividad tienen dos opciones, lo mejor es leerlos completamente y decidir a cuál de las dos opciones se va a contestar, antes de empezar a resolverlos.

8. ¿Es mejor empezar con una pregunta que mejor te sepas o con todas?
Mejor empezar con la pregunta que mejor te sepas. Así ganarás en tranquilidad y no perderás tiempo al principio del ejercicio. Dejar para el final las preguntas que menos te sepas o que más tiempo necesiten para averiguar cómo contestarlas. Hay que tener en cuenta que cada ejercicio dura hora y media, así que conviene controlar el tiempo.

9. Y a la hora de escribir ¿Hay que ajustarse al espacio que te dan en el papel o si te pasas un poco no te lo penalizan?
No, no hay penalización. Para cada examen se proporciona de entrada un cuadernillo, pero si el estudiante no tiene suficiente con uno, pide un segundo cuadernillo en el que sigue contestando. Al entregarlos, se grapan conjuntamente.

Curiosidades de las pruebas
10. ¿Cuál es el sistema de copiar más raro o curioso que habéis pillado en unas pruebas de Selectividad?
La verdad es que los métodos tradicionales parece que siguen siendo los más utilizados: hemos pillado la típica chuleta, los apuntes camuflados, la comunicación oral o visual…
11. Algunas universidades españolas tienen aulas de incidencias ¿En qué consisten?
Se trata de aulas en las que los estudiantes con necesidades educativas especiales pueden realizar sus exámenes en las condiciones adecuadas. En ellas se examinan estudiantes con problemas sensoriales (exámenes en Braille o ampliados para poder verlos, por ejemplo), problemas motores (estudiantes que necesitan que se les transcriba el examen, o que requieren una adaptación del lugar físico de realización del examen), problemas derivados de diferentes enfermedades físicas o psíquicas,…Los técnicos de las unidades de apoyo estudian cada caso, y deciden la adaptación en tiempo y forma que cada estudiante necesita.