¿Estudiar lo que te gusta o lo que tiene salida profesional?

 

Si ya estás estudiando los últimos cursos de Educación Secundaria Obligatoria (ESO) o Bachillerato, seguramente te habrás planteado en algún momento, por pequeño que sea, si vas a seguir estudiando una carrera y cuál podría ser. La elección de la titulación universitaria depende de cuestiones como las posibilidades de admisión, su coste, su duración o las salidas laborales, esto es algo que tienes que tener en cuenta siempre. Pero una de las variables a considerar fundamental es si de verdad tienes vocación por lo que vas a elegir como estudios universitarios, esto es, si es lo más cercano al ámbito profesional de las preferencias que tienes y el más adecuado a tus habilidades.

Para empezar a pensar en los estudios, debes tener en cuenta el panorama socioeconómico en el que se encuentra en estos momentos nuestro país. Ya sabes que desde hace unos años estamos inmersos en una crisis económica que ha destruido mucho empleo y por eso no puedes desdeñar la posibilidad de emigrar al extranjero para obtener un empleo adecuado a tus estudios.

Por eso, a continuación te proponemos cuatro puntos a tener en cuenta antes de que te decantes por unos estudios en concreto.

Elige una carrera que te permita trabajar por cuenta propia

Tal y como está actualmente el mercado laboral, es muy posible que acabemos trabajando como autónomos. Hay profesiones que exigen la carrera para ejercer porque lo exige una norma o están dominadas por colegios profesionales. Ahora la colegiación será libre excepto para algunos casos (abogados, graduados sociales, ingenieros que firmen informes,  médicos, etc.). La colegiación es una barrera para que gente sin dichos estudios pueda acceder a esas profesiones.

Opta por estudiar una titulación que te permita también trabajar en el extranjero

Hay titulaciones que debido a sus contenidos pueden no ser válidos para otros países y ello te supondrá un esfuerzo suplementario en tu inicio laboral. Por ejemplo, en Derecho o Relaciones Laborales se aprenden contenidos legales que pueden no ser válidos en otros países. Si durante los estudios consigues una beca Erasmus aprovecha para ver si el país de destino es una buena opción para emigrar teniendo en cuenta tu formación.

Estudia una carrera con salidas profesionales que no dependan exclusivamente de la Administración Pública

Magisterio, Trabajo Social, Educación Social, Enfermería, Medicina, etc. tienen salida laboral siempre que la Administración Pública saque plazas, cosa que ahora no sucede ni parece que vaya a suceder por los recortes que hay actualmente.

Antes de empezar, infórmate sobre el estado del sector para ver si la carrera tiene salidas laborales reales y si te estas te interesan

Puedes buscar en foros profesionales o blogs sobre el sector en los que podrás detectar la  realidad de la profesión que te interese.

Miles de jóvenes se enfrentan cada año al dilema de qué carrera estudiar. Es una decisión muy importante que marcará tu futuro profesional, por lo que conviene reflexionar bien y valorar las diferentes opciones que existen.

Pero, a pesar de todo el mejor consejo es que persigas tu sueño y te dediques a lo que te gusta, aunque también hay que decir que algunas carreras universitarias son más difíciles que otras. Según las encuestas las carreras con mayor dificultad son Ingeniería Informática, Ingeniería Industrial, Física, Medicina e Ingeniería Aeronáutica. Pero recuerda que todo esfuerzo tiene su recompensa.

Las estadísticas apuntan a que las carreras más demandas actualmente son Administración y Dirección de Empresas, Ingeniero Industrial, Ingeniero Informático, Ingeniero Técnico industrial y Economía, aunque estas estadísticas varían mucho según la fuente consultada. Otro de los criterios por los que muchos estudiantes se guían es la expectativa salarial, esto es, el dinero.

El futuro es otro de los criterios más importantes. Al fin y al cabo, es donde vamos a pasar el resto de nuestra vida. En este sentido, las carreras relacionadas con las tecnologías, la comunicación e Internet son las que toman la delantera. Algunos de los oficios más populares hoy en día no existían hace 10 años. Por eso, es probable que algunos de los oficios más populares del futuro no existan aún. Nuestra sociedad cada vez se mueve más rápido y es necesario un reciclaje continuo.

Lo ideal es que la decisión sea una mezcla de todos estos factores, aunque el determinante debería ser la vocación. Lo que está claro es que si disfrutamos con nuestro trabajo, nos esforzaremos más y si somos los mejores en lo nuestro, apenas tendremos que preocuparnos por los demás factores.