Educación quiere una ESO con más matemáticas, lengua, ciencias e inglés

El curso 2012-13 se avecina intenso por los cambios en materia educativa aprobados o por los que se planean. La  Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (cuyo anteproyecto está en fase de debate), el aumento de las tasas universitarias o el endurecimuiento de las condiciones para obtener becas son algunos de las modificaciones en marcha que dibujan un nuevo panorama en el ámbito educativo, especialmente en la formación universitaria. Pero la ESO y el Bachillerato también se enfrentarán a modificaciones en los itinerarios curriculares. El Ministerio de Educación ha manifestado su intención de que las matemáticas, la lengua castellana, las ciencias y el inglés tengan más carga lectiva. ¿A costa de qué? De la oferta de asignaturas optativas de la actualidad.

La secretaria de Estado de Educación, Formación Profesional y Universidades, Montserrat Gomendio, justificó ante la Comisión de Educación del Congreso que el objetivo de estas medidas es hacer hincapié en las materias que se evalúan en las pruebas internacionales como PISA (matemáticas, comprensión lectora y ciencias), al ser consideradas “fundamentales” en el desarrollo académico de los estudiantes.

También se plantean medidas para reforzar el aprendizaje en segundo y tercero de la ESO aunque todavía no están definidas. Lo que sí está claro es que cuarto de la ESO será un curso con dos itinerarios: uno encaminado al Bachillerato y otro a hacia la FP. Todos estos cambios quedarán a expensas de la aprobación definitiva de la reforma educativa, que llegará al Congreso después del verano. Será entonces cuando se concrete la flexibilidad de itinerarios, los cambios curriculares y otros aspectos que están sobre la mesa. El borrador del documento está colgado en el portal institucional del Ministerio de Educación para su consulta y para recoger las sugerencias de los ciudadanos.