Cinco razones por las que estudiar en la universidad en la actualidad

El informe de Datos y Cifras del Sistema Universitario 2013-14 dado a conocer por el Ministerio de Educación arroja un balance positivo para los estudios de educación superior. Al menos, según se desprende del informe, aquellas personas que cursan una titulación universitaria tienen más recursos en el actual mercado laboral.

La educación universitaria disminuye el riesgo de paro. Esta afirmación que te puede parecer una forma de vender las titulaciones universitarias la han demostrado con datos desde el Ministerio de Educación.  Como indican los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) la tasa de paro ha pasado del 8,3% en 2007 al 25% en 2012 para toda la población. Sin embargo, para la población con educación superior, no doctor, el crecimiento ha sido menos explosivo, del 5,4% en 2007 a 15,2% en 2012.

Tipo de trabajo que realizan los universitarios. Un año después de haberse titulado, el 48,1% ocupan puestos cuyo requisito es ser titulado universitario; el 23,5% ocupan trabajos con nivel de especialidad medio; y el 28,4% tienen trabajos con bajo nivel de especialidad y de carácter manual. Esto es, de los recién titulados prácticamente la mitad ocupan un puesto de trabajo acorde a su nivel de formación. La situación mejora unos años después. En concreto, los datos de 2012 para los alumnos titulados en 2005-06 indican que el 60,4% ocupan puestos en los que se requiere titulación universitaria y el 16,8% siguen ocupando trabajos poco especializados de carácter manual.

Afiliación a la Seguridad Social. Las ramas de artes y humanidades y ciencias son las que presentan menores porcentajes de afiliación entre los recién titulados, por debajo de la media (40,1% y 47,9% respectivamente, para la cohorte del 2005-06). Sin embargo, con el paso de los años (entre tres y cinco años después de la graduación) la rama de ciencias mejora significativamente hasta situarse por encima de la media. Por otro lado, los egresados de ciencias sociales y jurídicas, que alcanzan unas tasas de afiliación por encima de la media cuando son recién titulados empeoran su posición relativa con el paso del tiempo hasta situarse cinco años después por debajo de la media. Por lo que se refiere a los titulados en ciencias de la salud, su situación también mejora con el paso de los años. Del total de asalariados afiliados a la seguridad social, de la promoción de 2005-06, el 41% tienen contrato indefinido a tiempo completo un año después de haberse graduado. El ámbito donde hay un mayor volumen de contratos indefinido es en ciencias sociales, educación comercial y derecho y ciencias. Es en la rama de artes y humanidades donde se observa un menor número de contratos indefinidos a tiempo completo. La situación a los cinco o seis años mejora relativamente: el porcentaje de contrato indefinido a tiempo completo se eleva 15 puntos porcentuales hasta el 56% y se reducen considerablemente los contratos temporales del 51,2% de los recién titulados al 35,7% de los más veteranos.

Movilidad. Tres de cada cuatro universitarios trabajan en la mismo Comunidad Autónoma en la que se han titulado.

Inserción laboral. Un año después de haberse titulado, el 48% ocupa un puesto de trabajo cuyo requisito es ser universitario. La inserción laboral es uno de los factores determinantes a la hora de elegir una titulación. Por eso es importante conocer de primera mano qué universidades siguen la trayectoria de sus titulados.

Así, en la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación (Aneca) han publicado un informe relacionado con la formación y la empleabilidad. En este documento aparecen universidades que han realizado estudios de inserción laboral entre sus titulados.

Entre los centros universitarios que han llevado a cabo estos análisis se encuentran la Universidad de Burgos que analiza el mercado laboral de egresados en el curso 2003-04, la Autónoma de Madrid con un informe de 2007 sobre los titulados en el curso 2004-05, la Jaume I de Castellón con el estudio presentado en 2003 sobre los universitarios de las promociones de 1998, 1999 y 2000 y la Universidad de Murcia con un análisis sobre los titulados en 2002, 2003 y 2005 que se dio a conocer en 2006. Junto a estos centros, hay otros que también han realizado investigaciones para conocer la trayectoria laboral de sus exalumnos.